¿Cómo prevenir las hemorroides?

Aunque no todo el mundo lo sabe, las hemorroides son una dolencia muy común que afecta a más de la mitad de la población en algún momento de sus vidas. Pero lo cierto del asunto de su prevención es que la gran mayoría de las personas no piensa verdaderamente en ello hasta que comienza a sufrirlas. Es entonces cuando se empieza a dar vueltas a la idea de qué hacer para que no vuelvan a aparecer.

Así pues, el papel más importante en la prevención de las hemorroides lo juega, cómo no podía ser de otra forma, el estilo de vida que llevemos. Nuestros hábitos diarios son fundamentales en el posible (o no) desarrollo de las mismas, y por lo tanto, también a la hora de preparar un programa para su prevención.

Pero no tienes de qué preocuparte, porque en este apartado te vamos a dar una serie de útiles consejos para prevenir la aparición de las molestas y dolorosas hemorroides.

Trucos y consejos para prevenir las hemorroides

Lo primero de todo, la alimentación, pues una alimentación equilibrada cumple un papel muy importante a la hora de prevenir las hemorroides o evitar su empeoramiento. Nuestra dieta es uno de los factores desencadenantes del estreñimiento, que es una de las causas más frecuentes del origen de las hemorroides, además de hacer que éstas duelan más.

También hacer ejercicio es algo muy positivo y recomendable para prevenir las hemorroides, pero sabiendo qué tipo de ejercicios pueden ser positivos y cuáles no.

A continuación hacemos un análisis de estos y otros consejos que te vendrán muy bien para no ser un futuro sufridor de hemorroides.

Dieta rica en fibras

Dieta rica en fibras

El objetivo de una dieta rica en fibras es prevenir el estreñimiento en personas que son propensas a la aparición de hemorroides, pues éste hace que las heces salgan duras, lo que provoca irritación e inflamación en las paredes del conducto anal. Además, la dificultad en las defecaciones es la causa de que se tenga que ejercer mayor presión para conseguir la expulsión de las heces, y esto produce que las hemorroides se prolapsen (se salgan).

La fibra resiste la digestión y llega al intestino grueso prácticamente intacta. Una vez allí, facilita el paso de las materias fecales por el intestino, lo que disminuye el esfuerzo a la hora de defecar. También retiene agua, lo cual aumenta el tamaño, la blandura y el peso de la materia fecal, y esto también ayuda a reducir el esfuerzo.

Aumentar los líquidos en la dieta también es recomendable, ya que contribuyen al ablandamiento de las heces, al igual que las vitaminas, pues refuerzan los tejidos anales y los vasos sanguíneos (vitaminas A, B, B6 y C, sobre todo).

A continuación te mostramos una relación de los alimentos recomendados/no recomendados para una dieta equilibrada y apta en la prevención de las hemorroides:

Alimentos recomendados

  • Líquidos, por lo menos dos litros diarios.
  • Cereales:Arroz, maíz, avena, trigo, pan integral, etc.
  • Legumbres:Lentejas, guisantes, habas, garbanzos, judías, soja, etc.
  • Frutas:Manzana, higo, fresa, plátano, pera, naranja, etc. (comer con la piel las que se puedan)
  • Verduras:Zanahoria, espinaca, etc.
  • Hortalizas:Patatas, etc.
Recomendado

Alimentos no recomendados

  • Cereales no integrales:Harinas, pasteles, galletas, arroz blanco, pan blanco, etc.
  • Carne, embutidos, queso y leche
  • Azúcar y productos que contengan azúcares refinados.
  • Comidas picantes y muy condimentadas
  • Comidas con exceso de sal, reduciendo el consumo de aceitunas, sardinas saladas, anchoas, caballa, etc.
  • Café y bebidas alcohólicas
Recomendado

Ejercicio

Hacer ejercicio

La actividad física es muy aconsejable para la prevención de las hemorroides, pues previene el estreñimiento y mejora la circulación, evitando la acumulación de sangre venosa en las piernas. Caminar y nadar son dos de los ejercicios más recomendables.

Además, el ejercicio es muy bueno para bajar de peso, ya que la obesidad hace que se ejerza excesiva presión en la zona inferior del cuerpo, lo que allana el camino a las hemorroides.

Pero no todo deporte o ejercicio es apto, no hay que confundirse. Debemos evitar el esfuerzo físico excesivo, como levantar objetos pesados, ya que podría provocarnos la hinchazón de las venas anales, y deportes como el ciclismo, la equitación y similares, pues ejercen demasiada presión sobre la zona anal. Permanecer de pie o sentado durante largos períodos de tiempo también es perjudicial.

Otros

- Evitar el rascado en la zona anal, pues puede producir lesiones.

- No introducir objetos por el ano, pues puede dañar la musculatura anal.

- Durante el embarazo existe un aumento de la presión sobre las venas de la zona anal, lo que genera una mala circulación. Para evitarlo se recomienda recostarse sobre algún lado de su cuerpo cada cuatro horas.

- No reprimir en ningún momento el deseo natural de defecar.

- Intentar ir al baño siempre a la misma hora y evitar estar mucho tiempo apretando.

- Evitar asientos que sean muy duros o muy blandos.

- Controlar el estrés y la ansiedad, pues así se contrae el esfínter anal.

- La posición ideal, para reeducar al intestino, es sentarse de cuclillas en el suelo, así se puede hacer presión abdominal sin riesgo de lesionar la pared del abdomen.

- Evitar el consumo de tabaco.

Así pues, y como has podido comprobar, con un poco de voluntad y cuidado, tú mismo puedes prevenir la aparición de las incómodas hemorroides. Tan sólo debes seguir estos consejos que te hemos dado y no tendrás ningún problema.