hemorroides internas

 

Lo más característico de las hemorroides internas es que la mayor parte de ellas tienen que estar en una fase muy avanzada para presentar los primeros síntomas, dada su situación en el ano. Éstas tienen su origen en el interior del conducto anal, justo encima de los nervios, bajo cuyo control esta el esfínter. A causa de la zona en la que se inician, de poca inervacion sensitiva, las hemorroides internas no suelen producir dolor.

No obstante, las hemorroides internas, llegados a un punto, si que revelan una serie de síntomas que las traiciona y que sirve como aviso para empezar a tratarlas antes de que el asunto se vuelva grave. Si se cogen en este momento, y es algo muy fácil de hacer debido a estos primeros síntomas que comentamos y que son fácilmente detectables, tendrás a tu disposición una oportunidad única para tratar tus hemorroides tú mismo, desde la comodidad de tu propio hogar. De esta forma, el problema no tiene por qué pasar a mayores.

Los reconocibles síntomas para descubrir la presencia de hemorroides internas es la siguiente:

1) El más común de todos los síntomas de las hemorroides internas es el sangrado. Lo habitual es encontrar restos de sangre de un rojo brillante en las heces, ropa interior, papel higiénico, etc., porque no debemos olvidar que una hemorroide es una varicosidad interna, de piel muy delgada y fina, lo que la hace sensible de sangrar a la más mínima fricción.

2) El padecer movimientos y ciclos intestinales alterados o incompletos es otro claro síntoma de hemorroides internas. Esto se debe a que si las hemorroides tienen un tamaño determinado, pueden dificultar el paso de las heces a través de ellas, y de esta manera alterar los tiempos de los movimientos intestinales.
3) El deseo o necesidad incesante de ir al baño también demuestra la presencia de hemorroides internas, pues esto es debido a la presión ejercida sobre los colchones anales por parte de las propias hemorroides.

4) La picazón anal (llamada técnicamente prurito anal), es otro síntoma común de las hemorroides internas, y la causa es que cuando éstas se irritan, algo bastante habitual por otra parte, ellas mismas producen una especie de película gelatinosa o moco cuyo fin es el de refrescar y aliviar la propia irritación, pero cuando esta gelatina llega hasta el exterior y se seca, provoca una gran picazón.

5) Si sientes como se asoma un bultito al orificio anal, será otro claro ejemplo de hemorroides internas, y significará que tus hemorroides se han prolapsado o salido hacia la zona exterior. Serán muy fáciles de identificar, pues su tejido será húmedo y suave.

Si mantienes los ojos bien abiertos a todas estas indicaciones sobre los principales e inequívocos síntomas de las hemorroides internas, las detectarás de forma temprana y podrás empezar a tratarlas con suma facilidad y comodidad antes de que pasen a convertirse en un problema mayor.