Tratamientos no quirúrgicos

Las técnicas no quirúrgicas utilizadas para extirpar o reducir el tamaño de las hemorroides son 2 principalmente. Se usa una u otra dependiendo del tipo de hemorroide y de los síntomas que produzca. Te las mostramos a continuación:

Hay diferentes tipos de láser

Ligadura con gomas elásticas: Es una forma de tratamiento de las hemorroides internas cuyo síntoma más frecuente es la hemorragia. La técnica operatoria consiste en la colocación de una o dos pequeñas gomas elásticas alrededor de la base de la hemorroide dentro del recto para provocar su necrosis y desprendimiento; esto provoca que se interrumpa la circulación sanguínea y que al cabo de unos días la hemorroide y la banda elástica caigan por sí solas dejando una pequeña herida que suele curar sin complicaciones. Este tratamiento se realiza de forma ambulatoria y sin anestesia y es efectivo para tratar la enfermedad hemorroidal interna de 1º o 2º grado. Puede producir molestias durante los primeros días.

Escleroterapia (mediante inyección): Es habitualmente el primer tratamiento cuando hay hemorragia o prolapso precoz. La Escleroterapia fue desarrollada en los años 20 y consiste en inyectar una solución química esclerosante (normalmente FENOL) por medio de una micro-aguja (que generalmente causa un dolor leve) en el interior de la hemorroide que hace que ésta se “seque” y disminuya de tamaño gradualmente. Los primeros resultados son satisfactorios en lo concerniente al control de la hemorragia -aunque no está de más hacer hincapié en que los síntomas pueden ser intermitentes-, pero suele ser necesario repetir la escleroterapia. Un tratamiento típico puede durar de 15 a 20 minutos y consta de múltiples inyecciones. Este método puede eliminar la necesidad de un procedimiento quirúrgico invasivo.

Gana 5€ de regalo de bienvenida Suscríbete y disfruta YA de 5€ de descuento y muchas ofertas más