Archive for junio, 2012

Hemorroides o almorranas, esa es la cuestión

jueves, junio 28th, 2012

almorranasNormalmente escuchamos en televisión a las personas que sufren hemorroides, o diversos tratamientos para aliviar los efectos de las hemorroides y sin embargo, en nuestro entorno cotidiano escuchamos a más de una persona que afirma que sufre o que se está tratando las almorranas. ¿Hemorroides o almorranas? ¿Qué diferencia hay entre ambas? Pues la diferencia que hay entre las hemorroides y las almorranas es muy simple: ninguna, los términos hemorroides y almorranas son sinónimos, por lo tanto, las nombremos como las nombremos, nos estaremos refiriendo a la misma dolencia.

Y si hemorroides y almorranas significa exactamente los mismo ¿cuál es el término correcto? Normalmente el término hemorroides se utiliza en las ocasiones en las que estamos manteniendo una conversación más formal, con alguna persona con la que no tenemos la suficiente confianza. Y por supuesto, cuando acudimos a la consulta del doctor siempre le pedimos que nos trate las hemorroides. Por el contrario, la palabra “almorranas” se usa de una forma más coloquial. Formal o coloquial, hablemos de hemorroides o hablemos de almorranas, la conversación será la misma.

Dejando a un lado la terminología, las hemorroides o almorranas son inflamaciones de las venas de la zona del ano, producidas por factores tan diversos como la falta de ejercicio físico, una incorrecta alimentación y el más decisivo, la genética de la persona. El conjunto de estos factores provoca que las venas se obstruyan, no pueda circular por ellas correctamente la sangre y se inflamen formando lo que se conoce como hemorroides o almorranas.

No es muy común pero tampoco demasiado extraño que una persona comente a las personas de su mayor confianza que tiene almorranas, pero de estos, es un porcentaje muy pequeño el de las personas que acuden a su médico para solicitar un tratamiento contra las hemorroides.

La mala alimentación y el sedentarismo, las principales causas de las hemorroides

jueves, junio 21st, 2012

Todos sabemos que las hemorroides son un molesto trastorno que se produce en la zona anal, pero pocos sabemos en qué consiste exactamente este problema y por qué se produce. Coloquialmente hablando, podríamos decir que las hemorroides son unas varices situadas en un lugar diferente; y es que, al igual que las varices, son un trastorno de las venas que produce un acúmulo de sangre y por lo tanto una inflamación, con el hándicap de que se producen en una zona mucho más molestas que las varices tradicionales, las de las piernas. Por lo tanto, las hemorroides son un problema circulatorio derivado de cualquiera de los factores que ocasionan el incorrecto funcionamiento de las venas.

No cabe duda de que el sedentarismo es uno de los hábitos más dañinos para la persona propensa a sufrir hemorroides. La falta de ejercicio físico provoca que el corazón no bombee la sangre de la forma adecuada, por lo que su incorrecta circulación puede llegar a producir acúmulos de sangre y por lo tanto inflamación en diversas zonas, entre ellas en la zona del ano, ocasionando así las molestas hemorroides.

La mala alimentación es otro de los factores de riesgos para las personas con hemorroides. El exceso de grasa provoca que las venas se obstruyan y se inflamen, dando lugar a la aparición de los primeros síntomas. Del mismo modo, los alimentos que provocan estreñimiento son los menos recomendables para las personas con hemorroides, ya que obligan a realizar una presión a la hora de ir al baño que, si se produce de forma reiterada, puede provocar la aparición de hemorroides a medio plazo. Para prevenir las hemorroides, nada mejor que un moderado ejercicio físico y una alimentación rica en productos con fibra, que mejoran el tránsito intestinal y evitan la obstrucción de las venas.

previene las hemorroides

Las hemorroides se pueden curar sin cirugía, descubre como

jueves, junio 14th, 2012

Las hemorroides, cuando comienzan a aparecer, no son más que un molesto problema que carece de gravedad, pero si no se tratan de la forma adecuada pueden llegar a convertirse en un problema de salud más importante que requiere de un tratamiento más exhaustivo para su eliminación. Hasta hace pocos años la única solución a las hemorroides era la cirugía, con el inconveniente de que el postoperatorio era doloroso, lento y bastante molesto. En la actualidad existen diversas técnicas que permiten eliminar las hemorroides sin necesidad de someterse a una intervención quirúrgica.

Las cremas y determinados medicamentos pueden hacer que las hemorroides desaparezcan, pero solo en los casos en los que no presentan un estado demasiado grave, cuando el problema se encuentra ya más desarrollado es necesario recurrir a otro tipo de tratamiento, ya que en las fases más avanzadas de la enfermedad los medicamentos pueden aliviar los síntomas o incluso hacer desaparecer la inflamación por completo, pero normalmente esta mejora es sólo temporal, y con el tiempo regresan los problemas.

cremas para hemorroides

La forma más común de eliminación de las hemorroides sin cirugía es la ligadura con bandas hemorroidales (una técnica conocida también como banning), una técnica que consiste en colocar una banda de goma alrededor de la base de la hemorroide, banda que hace las funciones de “estrangulamiento” de la propia hemorroide, impidiendo que circule la sangre y provocando por tanto la necropsis del tejido hemorroidal, que termina por morir.

Además de la ligadura con bandas en los últimos años se han desarrollado otras técnicas que eliminan este molesto problema. La escleroterapia consiste en inyectar en las venas causantes del trastorno una sustancia que provoca la degeneración del tejido, que termina por desprenderse. La misma función cumplen los rayos infrarrojos (queman el tejido hemorroidal) o la crioterapia (lo congela).

Hemorroides, un problema en casa y un problema en el trabajo

jueves, junio 7th, 2012

Todos hemos escuchado alguna vez la famosa frase de “sufro en silencio las hemorroides”, ya que por su especial situación son un problema que a muy pocas personas les gusta compartir con su entorno. Aunque no tiene por qué llegar a convertirse en un problema grave, sí es cierto que se trata de una situación bastante molesta para la persona que las llega a sufrir. Y no son pocos, ya que los últimos datos estadísticos afirman que en España la mitad de la población llegará a sufrirlas en algún momento de su vida.

En nuestra propia casa el problema de las hemorroides es molesto, pero más llevadero. Si el dolor es intenso el enfermo puede pasar un tiempo tumbado boca abajo, sin exponer la zona afectada al contacto con la silla, por no hablar de que disponemos de todo el tiempo del mundo para estar en el baño. El horario de trabajo es el periodo de especial sufrimiento de la persona que padece hemorroides, ya que se hace difícil soportar la incomodidad que conlleva y más difícil aún disimular ante sus compañeros que padece este problema.

Si trabaja en una oficina o en algún lugar donde pase muchas horas sentado, el enfermo de hemorroides tendrá que sufrir la incomodidad y el dolor que su trastorno le supone. La solución más habitual es poner un cojín o una superficie que impida el contacto de la zona afectada con la superficie dura de la silla, aunque ello suponga que todos los compañeros conozcan el problema. El problema persiste a la hora de ir al baño, ya que las prisas y la sensación de sentirse “vigilado” aumentarán el nerviosismo y por lo tanto las molestias de las hemorroides. Y aunque la higiene sea buena, es cierto que nunca será lo mismo que ir al baño en nuestra propia casa.

embarazada-trabajo

Gana 5€ de regalo de bienvenida Suscríbete y disfruta YA de 5€ de descuento y muchas ofertas más