Archive for the 'General' Category

Hemorroides, un problema en casa y un problema en el trabajo

jueves, junio 7th, 2012

Todos hemos escuchado alguna vez la famosa frase de “sufro en silencio las hemorroides”, ya que por su especial situación son un problema que a muy pocas personas les gusta compartir con su entorno. Aunque no tiene por qué llegar a convertirse en un problema grave, sí es cierto que se trata de una situación bastante molesta para la persona que las llega a sufrir. Y no son pocos, ya que los últimos datos estadísticos afirman que en España la mitad de la población llegará a sufrirlas en algún momento de su vida.

En nuestra propia casa el problema de las hemorroides es molesto, pero más llevadero. Si el dolor es intenso el enfermo puede pasar un tiempo tumbado boca abajo, sin exponer la zona afectada al contacto con la silla, por no hablar de que disponemos de todo el tiempo del mundo para estar en el baño. El horario de trabajo es el periodo de especial sufrimiento de la persona que padece hemorroides, ya que se hace difícil soportar la incomodidad que conlleva y más difícil aún disimular ante sus compañeros que padece este problema.

Si trabaja en una oficina o en algún lugar donde pase muchas horas sentado, el enfermo de hemorroides tendrá que sufrir la incomodidad y el dolor que su trastorno le supone. La solución más habitual es poner un cojín o una superficie que impida el contacto de la zona afectada con la superficie dura de la silla, aunque ello suponga que todos los compañeros conozcan el problema. El problema persiste a la hora de ir al baño, ya que las prisas y la sensación de sentirse “vigilado” aumentarán el nerviosismo y por lo tanto las molestias de las hemorroides. Y aunque la higiene sea buena, es cierto que nunca será lo mismo que ir al baño en nuestra propia casa.

embarazada-trabajo

¿En qué consiste el proceso digestivo?

jueves, mayo 24th, 2012

La digestión es el proceso por el cual los alimentos y bebidas se descomponen en partes pequeñas para que el cuerpo luego las utilice como fuente de energía. El proceso digestivo de un ser humano se compone de cinco fases principales que son la masticación, la ingestión, la digestión, la absorción y la eliminación.

digestion

El proceso digestivo comienza en la boca donde los dientes ayudan a convertir la comida en trozos  pequeños. Durante la fase de  masticación, las glándulas salivales producen la saliva que hace que los alimentos pasen libremente por la faringe y el esófago y contiene una enzima llamada tialina, que se necesita para disolver los  carbohidratos.
Ocurrido este proceso los alimentos pasan a través de la faringe y luego al esófago para que después se llegue al estómago. Ya en el estómago, la comida presenta unos estados químicos donde se mezcla con jugos gástricos que contienen ácido clorhídrico, agua y encimas que reducen las proteínas y otras sustancias del organismo
Cuando pasen de 1 a 6 horas, ya que depende el tipo de alimento que se coma, estos serán expulsados hacía el intestino delgado en forma de líquido siguiendo un orden muy curioso: carbohidratos, proteínas y grasas.
A la hora que el líquido entre al intestino delgado, el páncreas comenzará a secretar sus jugos digestivos que actúan como neutralizadores de los ácidos en la comida y de esta manera se expulsan enzimas que reducen proteínas y carbohidratos.
Si has comido alimentos con grasas, la vesícula expulsa sus jugos biliares, estos se producen en el hígado y reducen la grasa a pequeñas porciones y se expulsan los jugos pancreáticos, necesarios para que se asimilen los carbohidratos y grasas.
En el paso de la absorción, los nutrientes en forma de glucosa (carbohidratos), aminoácidos (proteínas) y las grasas, vitaminas y minerales son absorbidos. La absorción tiene lugar en el intestino delgado. Gracias a esta fase, los nutrientes pueden pasar por la sangre en sólo segundos.
Todo lo que no ha sido absorbido pasan al intestino grueso que también es conocido como colón y se transforma en una masa llamada bolo fecal la cual debe ser liberada teniendo lugar la defecación.

Ejercicios para prevenir las hemorroides

jueves, mayo 17th, 2012

La falta de ejercicio puede incidir en que aumenten las hemorroides ya que el cuerpo necesita movimiento. Es recomendable que cambies tus hábitos alimenticios y que hagas ejercicios para prevenir las molestosas hemorroides.

ejercicio

Una cantidad decente y no excesiva de ejercicios son un factor clave para prevenir las hemorroides. Debes evitar el sedentarismo y si por tu trabajo debes estar sentado todo el día recomendamos que des unos cuantos paseos unos minutos al día.
Es bueno que te levantes de la silla y camines cada dos horas, de cinco a diez minutos, esta caminata te ayudará a que saques la sangre de las venas hemorroidales y que te concentres mejor en tu trabajo.
Si dispones de tiempo, te recomendamos como mínimo tres sesiones de media hora de ejercicio para prevenir las hemorroides y también como salud. El ejercicio en un gimnasio es más intenso que la caminata y ayuda a funcionar el sistema.
Puedes preparar un programa intensivo de ejercicios que se adecuen a tu salud y a tus necesidades, de esta forma reducirás el estrés, tendrás más energía, se controlará el metabolismo, controlarás tu peso y sobre todo, la sangre circulará y esto ayudará a prevenir las hemorroides.
Tampoco te mates haciendo ejercicio, lo mejor es hacerlo de forma gradual y moderada hasta que te vayas acostumbrando, la natación también es muy buena ya que pondrás a trabajar todo tu cuerpo.
Evita ciertas actividades físicas muy fuertes como levantar objetos muy pesados o hacer ciclismo o montar a caballo ya que esto puede lastimar tu ano. Además del ejercicio debes mantener limpio tu ano, llevar una dieta balanceada y evitar ciertos alimentos y controlar el estreñimiento comiendo mucha fibra.
Las hemorroides suponen un gran problema, si es así debes acudir a un profesional de la salud quien te indicará algún tratamiento, no dejes que las hemorroides se agraven ya que puede resultar peligroso.

Hidroterapia de colon: ¿a favor o en contra?

jueves, mayo 10th, 2012

Si tienes problemas al defecar, a lo mejor necesites una hidroterapia de colon, este es un tratamiento que actúa como una ducha por un tiempo estimado de 45 minutos y está indicado para personas que sufren de estreñimiento, colon irritable, diarreas crónicas, enfermedades cutáneas crónicas, alergias y obesidad.

hidroterapia

Hacerse una hidroterapia tiene varios beneficios como la evacuación de materia fecal retenida por mucho tiempo, la normalización del intestino, la estimulación del sistema defensivo y el equilibrio de la flora intestinal. Pero ojo, no todas las personas pueden recurrir a este tratamiento, está contraindicado para personas con enfermedades de hígado, riñones, del corazón, problemas arteriales, colitis, personas con hemorroides y mujeres embarazadas.
La hidroterapia de colón es útil si estás intoxicado con sustancias que no han sido expulsadas como es debido. Estas toxinas se acumulan en el colon lo que puede hacer que el cuerpo funcione lentamente. Si tienes estos síntomas es posible que tengas el colón lleno de toxinas: lengua seca, estreñimiento, dolores menstruales, mal aliento, sobrepeso, ojeras, pies y manos frías, uñas y cabellos débiles, nauseas, depresiones, acné, entre otros. Si recurres a la limpieza de colon, tu organismo funcionará como antes.
Con la hidroterapia de colon se podrá ablandar y remover la material fecal, se disminuye la posible concentración de bacterias y se estimula al movimiento de los intestinos.  Antes de decidirte por este tipo de tratamiento debes hablar con un médico quien te aconseje y te explique en que consiste este proceso. De esta manera reducirás las inseguridades y te irás preparando mentalmente. Antes y después de la hidroterapia de colon debes llevar una alimentación rica en vitaminas, fibras y minerales. También debes hacer ejercicios para que te pongas en movimiento.
La hidroterapia de colon no es algo nuevo, en el antiguo Egipto en Grecia, Roma, China e India se viene practicando este proceso como forma de purgar el intestino.

Qué evitar en la dieta para hemorroides

jueves, mayo 3rd, 2012

Si padeces de hemorroides existen una serie de alimentos que tienes que evitar para que no sufras de este mal. Una alimentación alta en grasas puede aumentar las hemorroides y producir un sangrado indeseado.
Los azúcares refinados favorecen el estreñimiento, por eso debes evitar los pasteles, los caramelos y las pastas además si comes esto puedes engordar. Evita sobre todo los picantes ya que aumentan el dolor de las hemorroides. No comas alimentos con mostaza o pimienta, sustitúyelas por hierbas para condimentar la comida.

dieta

El consumo de arroz blanco y otros cereales no integrados como la pasta y el pan blanco activan las hemorroides. La sal en exceso es muy peligrosa para la salud y esto perjudica a la vez las hemorroides, igual que los alimentos en conserva como las sardinas, las anchoas y las aceitunas. El exceso del alcohol y del café no es conveniente para las hemorroides, así mismo debes dejar de fumar ya que es muy perjudicial para esta enfermedad.

Pero no todo son prohibiciones, para sanar las hemorroides debes consumir alimentos ricos en fibra como los cereales integrales que se encuentran en la avena, el mijo y el centeno. Estos deben ser consumidos diariamente para que se pueda ir siempre al baño.

Las legumbres como las lentejas, habas, guisantes, judías, soja y garbanzos aportan también mucha fibra al igual que las frutas como las naranjas, el kiwi, peras, plátanos, frutos secos como las ciruelas, higos y nueces y las verduras cono zanahorias, alcachofas, patatas y espinacas.

Es importante seguir una dieta rica en fibras ya que esto evitará las molestias, pero si estas persisten lo mejor es que acudas a un profesional ya que si las hemorroides se agravan pueden ser peligrosas para el organismo. Una alimentación sana contribuye a la salud del organismo y a que mantengas un peso estable.

Gana 5€ de regalo de bienvenida Suscríbete y disfruta YA de 5€ de descuento y muchas ofertas más